Aunque no haya nada

Dibujos: Troche

Dibujos: Troche

Cuando estás en un campo yermo con tu corazón en la mano chorreando pedazos y una flor angustiada en el sombrero…

Aunque te falte el aire.

Aunque los días se olviden de ti.

Aunque el amor te dé la espalda.

Aunque tus ojos duelan.

Aunque la mentira rodee tu alma.

Aunque los ciegos te miren con sorna.

Sigue leyendo

Lo único que has de hacer es estar vivo

Pinturas de Erin Hanson

Pinturas de Erin Hanson

Permite que el sol te bañe de luz, permite que tu luz ilumine al sol.

¿Te has fijado en los árboles de tu alrededor? Ellos están ahí. Permanecen y viven. Viven hasta el día de su muerte. Hasta ese día viven. No tienen que hacer nada más, o eso suponemos.

Tú no tienes que hacer nada.

Tienes que estar.

Tienes que estar plantado en tu vida.

Tienes que vivir.

Nada más.

Sigue leyendo

El amor no muere

Dibujos: Cath Riley

Dibujos: Cath Riley

El amor es esa fuerza que subyace sosteniéndonos la vida mientras atravesamos este espacio que transcurre entre nuestra concepción y nuestra muerte. El amor es esa fuerza que estaba desde antes y que estará después.

El amor es algo con lo que naciste.

Tu amor estaba en ti desde antes de nacer.

¿Te recuerdas en el vientre de tu madre?

¿Recuerdas las caricias, las palabras de amor, los deseos amorosos que vertían sobre ti?

¿Recuerdas ese espacio de seguridad, crecimiento constante y ausencia de hacer?

¿Recuerdas que traías ese amor desde antes de entrar en ese vientre, en tu cuerpo, en este plano?

Lo recuerdas cuando lo oyes aunque no lo recuerdes. Te resuena aunque te suene por primera vez. Lo sabes.

Sigue leyendo

Abraza la incertidumbre

Fotografías: Laura Len (www.lauralen.com)

Fotografías: Laura Len (www.lauralen.com)

Hay un camino que lleva a ningún lado, casi siempre ese es el mejor camino a tomar.

Abraza la incertidumbre.

Confúndete con el miedo que late en tu interior.

Camina despacio por sobre tus cenizas mientras se queman tus pies y observa como el dolor crece hasta desaparecer.

Salta desde un precipicio y cae de lado sobre un espeso algodonal. Descansa un rato allí.

Sumérgete en tus pantanos, respira profundo, nada hasta el fondo y no salgas hasta que se haya convertido en un mar de aguas cristalinas. Sécate la sal al sol.

Sigue leyendo

Cuando la magia llega a tu vida

magia1

Cuando te acostumbras a vivir bajo las leyes de la magia, ya no quieres sobrevivir bajo la ilusión de la realidad aparente.

Ocurre de repente un día en que no quieres creerlo. Aunque en realidad ha ocurrido desde siempre y no lo habías advertido.

Tan desprendidos estamos de nuestro natural andar, de la verdad de la vida, de la única cosa que existe y has desviado de ti.

Un día porque sí, algo ocurre que parece absolutamente mágico. Algo que habías esperado desde siempre y que ya habías desesperado. Pero alineaste la vibración de tu alma un día con la vibración universal y ocurrió. Aunque lo que ocurrió en verdad, es que lo reconociste, que te diste cuenta, que te sorprendió y dijiste ‘esto es magia’, y, al tiempo, dijiste ‘esto es verdad’.

Sigue leyendo

No estás loco, no estás loca.

Imágenes: Emma Powell

Imágenes: Emma Powell

No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.

Jiddu Krishnamurti

No estás ni a las puertas de la locura.

Estás lejos, cada vez más lejos, alejándote cada día más de la locura.

Estás al encuentro.

Abandonaste la búsqueda y te abocaste a correr adonde te lleve la carrera.

No te importa adonde, ¿por qué te habría de importar? Ni siquiera te importa ser acusado de huir. ¿Por qué te va a importar huir de la locura?

Sigue leyendo

Un claro aturdimiento

un-claro-aturdimiento

Detrás de cada malestar hay un mensaje de brillante claridad. No sabrás leerlo hasta que no descubras su lenguaje. Un día dejarás de ser analfabeto del alma y podrás leer con rapidez y elocuencia el discurso de la vida.

Dormiste mal y llevas días en que no consigues centrar tu atención en lo que planificaste.

Estás en un nuevo momento de cambios en los que debes hacer; hacer cosas, realizar llamadas, atender asuntos pendientes y asuntos por iniciar. Estás con todo muy claro y muy bien organizado. Pero hay algo que no acompaña. Tu cuerpo no responde, tu cabeza no acompaña y sientes ese embotamiento que te impide realizar lo más elemental y ni siquiera puedes echarte a descansar.

Sigue leyendo

Alegría

alegria-6

Un día comprendes que la alegría no es un momento especial, comprendes que es un estado del ser y la dejas entrar y te conviertes en ella.

Hoy ha llegado la alegría a tu día. Llegó en forma de mañana soleada y vino de improviso a sabotear tu tristeza.

Tu tristeza se vio sorprendida, estaba bien instalada desde hacía ya algún tiempo, se sentía cómoda en ti y tú, de alguna manera, ya te habías familiarizado con ella. Has de saber que la tristeza es algo cómoda, es un lugar paradójicamente tranquilo al que te acostumbras con facilidad. Tiene esa sensación del invierno frío cuando te acurrucas bajo una manta en un sillón y puedes permanecer así por horas. Alguna sensación así te puede transmitir la tristeza.

Sigue leyendo

Ya estás en casa

ya-estas-en-casa

Imágenes: Allan Terger

Aunque fuerces, aunque te escapes, aunque deshagas fronteras, hay un lugar del que nunca podrás huir. Ese lugar es el que habitas, el ti mismo, tu ser más esencial.

Hoy coges un avión otra vez.

Un nuevo cruce a través del océano y ya van tantos…

Llevas años buscando tu lugar, esperando llegar a casa. Desde tu llegada al planeta estás esperando el momento en que un cartel te indique el camino y una casa se cruce a tus pies con un cartel de ‘Bienvenido a tu hogar’.

Un nuevo cruce atlántico desde casa hacia casa. Ya no sabes bien de dónde eres, cuál es la tierra que te vio nacer; en realidad has tenido varios nacimientos en ambas, y muchas muertes.

Sigue leyendo

Huye de huir

huye-de-huir

No siempre puedes darte cuenta de que huyes mientras huyes. Lo más habitual es que creas que estás yendo hacia lo correcto, cubierto de explicaciones, argumentos, excusas, razones…

Huye de huir.

Si hay algo verdaderamente de lo que huir es de huir.

Huir de la necesidad de huir a toda costa.

Huir de la falsa paz que te reporta la huida.

Huir de los tropiezos y caídas de tu propia huida.

Huye de huir de ti.

Sigue leyendo