Entrar en el silencio

Fotografías: Laura Len

Fotografías: Laura Len

Ese profundo espacio donde las respuestas y preguntas no tienen antes y después, el lugar donde la relación causa-efecto no sucede ni se necesita.

Estás en donde no quieres estar.

Sientes lo que no quieres sentir.

Odias lo que no puedes amar.

Temes quemarte en el amor.

Piensas que puedes no poder.

Tus pensamientos se agolpan repetitivos una y otra vez desde hace días y no hay forma de pararlos ni cambiarlos ni hacerles virar el rumbo.

Sigue leyendo

Anuncios

Ya estás en casa

ya-estas-en-casa

Imágenes: Allan Terger

Aunque fuerces, aunque te escapes, aunque deshagas fronteras, hay un lugar del que nunca podrás huir. Ese lugar es el que habitas, el ti mismo, tu ser más esencial.

Hoy coges un avión otra vez.

Un nuevo cruce a través del océano y ya van tantos…

Llevas años buscando tu lugar, esperando llegar a casa. Desde tu llegada al planeta estás esperando el momento en que un cartel te indique el camino y una casa se cruce a tus pies con un cartel de ‘Bienvenido a tu hogar’.

Un nuevo cruce atlántico desde casa hacia casa. Ya no sabes bien de dónde eres, cuál es la tierra que te vio nacer; en realidad has tenido varios nacimientos en ambas, y muchas muertes.

Sigue leyendo

Tira tu vida a la basura -feliz año nuevo-

Imágenes: Ana Yovino en "Antígona"

Imágenes: Ana Yovino en “Antígona”

Vivir en el ahora es, además de una bella e inspiradora idea, la única verdad posible.

No te guardes la vida.

No te la guardes para mañana.

La vida es de usar y tirar.

Úsala, úsala a tu gusto, con lo que te guste, con lo que creas que es mejor para tu ahora, con lo que creas que es mejor en tu construyendo mañana, pero en hoy.

No acumules vida para después, puede que no haya un después, puede que mañana no te sirva esa vida guardada y quedará inutilizada, se herrumbrará en un rincón de tu alma, se pudrirá en un órgano de tu cuerpo y te regalará un cáncer en venganza, por despecho, por el dolor de no haber sido tenida en cuenta, de no haber sido amada, ni mirada siquiera.

Sigue leyendo

Huye de huir

huye-de-huir

No siempre puedes darte cuenta de que huyes mientras huyes. Lo más habitual es que creas que estás yendo hacia lo correcto, cubierto de explicaciones, argumentos, excusas, razones…

Huye de huir.

Si hay algo verdaderamente de lo que huir es de huir.

Huir de la necesidad de huir a toda costa.

Huir de la falsa paz que te reporta la huida.

Huir de los tropiezos y caídas de tu propia huida.

Huye de huir de ti.

Sigue leyendo

Arriesga hasta donde te alcancen las fuerzas

arriesgate

Arriesgarse no es ser un kamikaze arrasándolo todo. Arriesgarse es ser tan valiente como para aceptar los miedos que te impiden arriesgar.

Arriésgate siempre, y arriésgate siempre que puedas.

Acepta que hoy no puedes arriesgar, perdónate.

No estás obligado a nada. No has de arriesgar o no arriesgar. Has de observarte cómo estás, qué puedes y qué no puedes.

Arriésgate siempre.

Sigue leyendo

Ese precioso instante en que sabes por donde ir

instantes

Cuando no sabes como te has metido en donde estás, generalmente te cuesta encontrar la salida. La salida siempre es más fácil de lo que imaginas. Y, si bien es fácil, es bueno que sepas que puede no ser tan fácil.

Es normal que no encuentres la salida a tu momento actual. Muchas veces te has sentido en un laberinto al que tú mismo has entrado y no consigues salir de ahí, ni hacia el otro lado, ni volver.

Pero esta vez es diferente. Esta vez no estás en un laberinto. Esta vez es peor. Esta vez te sientes rodeado de paredes a tu alrededor, un espacio sin puertas, un lugar gigante o estrecho pero del que no hay salida posible.

Sigue leyendo