Y no puedes creer que te pueda pasar algo bueno

Y NO PUEDES CREER QUE TE PUEDA PASAR ALGO BUENO

En el más desagradable estercolero es capaz de nacer una planta que tiene el poder de dar vida a una flor cuyo olor tiene la fuerza para transformar todos los aromas a su alrededor.

Tu vida es una mierda, siempre ha sido una puta mierda y siempre será una reverenda mierda.

Y no hay manera de que puedas ver que no es así. Y no hay manera de que nadie te convenza de que tu vida es maravillosa solo por el hecho de ser. Y no hay manera de que puedas creer que te puede pasar algo bueno.

Sigue leyendo

Anuncios

Milagros

Imágenes: Erik Johansson

Imágenes: Erik Johansson

Un milagro puede ser algo extraordinario, ajeno a la norma. Y también puede ser lo subyacente a todo que no suele ser visto sino con los ojos del corazón. Lo antinatural puede llamarse milagro, y lo natural también. La clave es reconocer qué es lo natural y qué no.

El milagro es que entre tus escombros no encuentres un corazón tierno abrazándote.

El milagro es que cuando despiertes no agradezcas que amanezca un día nuevo.

El milagro es que el día de tu muerte no sea un día más, sin más.

El milagro es que encuentres piedras en tu camino y no las bendigas.

El milagro es que no disfrutes nadando contra corriente.

Sigue leyendo

Lo grande en lo pequeño

Pinturas: Edward Hopper

Pinturas: Edward Hopper

“Y, al fin declararon que los dioses lo habían querido de este modo. Así olvidaron los hombres que todas las deidades residen en el corazón”.

William Blake

Hay un paraíso inmenso en cada gota de agua. Un paraíso en el que podrías sumergirte y vivir allí sin necesitar nada más.

En cada célula de tu cuerpo tienes toda la información del universo, si es que es verdad lo que dicen los físicos teóricos del holograma. Y si no fuera así, ¿qué más da?, también lo dicen los poetas y ellos hablan con la sabiduría del no conocimiento.

En el poema más insignificante, más vulgar, más cursi y espontáneo puedes encontrar mucha más verdad que en un docto tratado de filosofía pretendiendo sentar doctrina.

Sigue leyendo

Entrar en el silencio

Fotografías: Laura Len

Fotografías: Laura Len

Ese profundo espacio donde las respuestas y preguntas no tienen antes y después, el lugar donde la relación causa-efecto no sucede ni se necesita.

Estás en donde no quieres estar.

Sientes lo que no quieres sentir.

Odias lo que no puedes amar.

Temes quemarte en el amor.

Piensas que puedes no poder.

Tus pensamientos se agolpan repetitivos una y otra vez desde hace días y no hay forma de pararlos ni cambiarlos ni hacerles virar el rumbo.

Sigue leyendo

Aunque no haya nada

Dibujos: Troche

Dibujos: Troche

Cuando estás en un campo yermo con tu corazón en la mano chorreando pedazos y una flor angustiada en el sombrero…

Aunque te falte el aire.

Aunque los días se olviden de ti.

Aunque el amor te dé la espalda.

Aunque tus ojos duelan.

Aunque la mentira rodee tu alma.

Aunque los ciegos te miren con sorna.

Sigue leyendo

Lo único que has de hacer es estar vivo

Pinturas de Erin Hanson

Pinturas de Erin Hanson

Permite que el sol te bañe de luz, permite que tu luz ilumine al sol.

¿Te has fijado en los árboles de tu alrededor? Ellos están ahí. Permanecen y viven. Viven hasta el día de su muerte. Hasta ese día viven. No tienen que hacer nada más, o eso suponemos.

Tú no tienes que hacer nada.

Tienes que estar.

Tienes que estar plantado en tu vida.

Tienes que vivir.

Nada más.

Sigue leyendo

El amor no muere

Dibujos: Cath Riley

Dibujos: Cath Riley

El amor es esa fuerza que subyace sosteniéndonos la vida mientras atravesamos este espacio que transcurre entre nuestra concepción y nuestra muerte. El amor es esa fuerza que estaba desde antes y que estará después.

El amor es algo con lo que naciste.

Tu amor estaba en ti desde antes de nacer.

¿Te recuerdas en el vientre de tu madre?

¿Recuerdas las caricias, las palabras de amor, los deseos amorosos que vertían sobre ti?

¿Recuerdas ese espacio de seguridad, crecimiento constante y ausencia de hacer?

¿Recuerdas que traías ese amor desde antes de entrar en ese vientre, en tu cuerpo, en este plano?

Lo recuerdas cuando lo oyes aunque no lo recuerdes. Te resuena aunque te suene por primera vez. Lo sabes.

Sigue leyendo

Estás completo

Fotografías: Man Ray

Fotografías: Man Ray

Eres esto que eres ahora. Querer ser ahora lo que no eres ahora, es vivir en una pulsión de muerte, es un objetivo estúpido abocado al fracaso.

Estás completo así como estás.

Deja de buscar, no hay nada que encontrar que no esté aquí en este momento.

No estás incompleto ni tienes trozos sueltos ni desperdigados en amores pasados.

No estás incompleto ni tienes restos perdidos que te dejaste olvidados en los mejores momentos felices de tu infancia.

No estás incompleto, no se quebró tu vida ni se te partió una parte de ti y se extravió en una alcantarilla el día que te dijeron que no a lo que tanto querías.

Sigue leyendo

Cuando oyes el canto de un pájaro

cuando-oyes-el-canto-de-un-pajaro

“No te mueras con tu canción aún dentro de ti”.

Wayne Dyer

Estás sentado en un instante de tu vida en que vas a programar tu nueva vida.

Hay una sensación de alegría interna, de pequeña inmensa convicción de que estás ante un momento importante hacia la felicidad. Estás en blanco antes de empezar a programar, pero sabes que hay alguna claridad exacta aunque aún no seas capaz de escribir ni una letra sobre el papel que has dispuesto sobre la mesa para llenarlo de rutas, pasos y puertos de esa vida nueva que presientes.

Sigue leyendo

La luz en la oscuridad

La-luz-en-la-oscuridad

Cuando tu mundo se derrumba, y la salida de tu basural no se ve por ninguna parte, la única luz con que cuentas es tu propia oscuridad.

Hoy es un día como cualquier otro. Hoy te has levantado con una sonrisa en la boca. Hoy has desayunado como cualquier otra mañana. Y hoy un pensamiento furtivo se te atragantó como tantos otros días y te amargó la sonrisa.

Llevas mucho tiempo de camino en la evolución de tu consciencia. Has aprendido mucho. Arrancaste hace años en la más pura inconsciencia. Conseguiste mucho. Aún así no has conseguido escapar jamás a tus momentos más bajos. Aquel deseo de felicidad que soñabas cuando empezaste con tus primeras meditaciones se ha desvanecido como una mera ilusión más. Ni siquiera has conseguido aquella tranquila y constante paz que pretendías. No, la inestabilidad sigue ahí, acechándote en cualquier recodo.

Sigue leyendo