Puedes elegir vivir

puedes-elegir-vivir

En ti está el poder de todas las decisiones. No significa que puedas elegir ser más alto o más bajo, o que puedas elegir algo que dependa de otros manipulando su libertad. Lo que puedes elegir, ante todo, es ser o no ser feliz, vivir o no vivir, ser o no ser. Este es tu poder.

Puedes elegir.

Puedes elegir cómo sentirte, puedes elegir qué sentir, puedes elegir el día en la noche, puedes elegir llevar tu sol interno iluminando la oscuridad, puedes elegir un manto de suave sombra para cubrir los chispazos de pensamientos erróneos que no te dejan conciliar el sueño.

Puedes elegir.

Así has sido dotado.

Tienes el libre albedrío, te ha sido dado.

Supón que tu destino está prefijado, o que vienes a hacer determinadas cosas en esta vida. Puedes elegir cómo llevar ese camino destinado, puedes elegirlo. Ese es tu libre albedrío, tal vez no sea decidir lo que te ocurra, sino cómo observas, cómo asimilas, cómo te tomas eso que te ocurra. Los mismos hechos cambian radicalmente de acuerdo a cómo los observas. Si eliges bien, posiblemente vayas más rápido y no necesites volver a repetir los asuntos no resueltos.

Puedes elegir amar y ser amado, o puedes elegir no atreverte a nada y cerrarte a todo. Puedes elegir entre el amor y el miedo.

No se trata de que pienses en positivo, de que te repitas frases en el espejo una y otra vez que no puedes llegar a creerte. Cuando te repites esto, partes de la base de que no lo tienes; lo que haces es echarte a la cara lo que no puedes conseguir; es recordarte en el espejo un día y otro lo imbécil que eres, lo feo que eres, lo carente que eres, lo inútil que eres, lo indigno que eres. Y no eres nada de eso. Estás así, te sientes así ahora, que es muy distinto.

Puedes elegir repetirte eso mismo desde una profunda convicción, y vivir así como si eso fuera realidad, porque ¿sabes qué?, es tu realidad.

Puedes mirarte al espejo y observar una nueva arruga, o puedes mirarte observando la belleza de ese nuevo surco, y, mejor aún, puedes mirarte y no ver nada de lo que se ve en la superficie. Puedes mirarte al espejo y observar tu alma pura, radiante, inocente, feliz.

Puedes elegir aceptar, no resignarte, aceptar.

Puedes elegir.

Pero no tienes que elegir una cosa u otra, no tienes que elegir siempre aquello que llamamos ‘bueno’ o ‘positivo’. Lo positivo es una polaridad inseparable de lo negativo. Cuando eliges vivir solo lo positivo, estás viviendo una mitad de tu vida, una parcialidad, no estás viviendo tu vida al completo. Vive lo ‘negativo’ a fondo, elige que sí quieres vivirlo y verás como la luz entra en esa sombra y el miedo se desvanece. Un fulgor de paz entra por tu cuerpo y los pánicos se diluyen. Ya sabes, puedes elegir vivir lo que tengas que vivir y lo mejor para ti hoy, sin huidas y sin marginar nada.

Así que elige, y elige vivir.

Puedes elegir entre vivir vivo o vivir muerto.

Simplemente elige.

Simplemente elige vivir.

Leandro Ojeda López

puedes-elegir-vivir-pie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s