El hoy inesperado

el-hoy-inesperado

Para llegar a este cielo de hoy has tenido que descender a varios infiernos y haber atravesado otros cielos menores.

Estás ahora lamentándote de lo que tuviste que pasar para darte cuenta de que hacer eso que deseabas hacer era mucho más fácil de lo que pensabas.

Ahora lo ves muy claro.

Ahora te sientes idiota igualmente.

Estás contento, pletórico, por haber llegado por fin a la base del monte que planeas escalar. Tienes los zapatos adecuados y la pendiente es poco pronunciada. La cima está muy cerca y a la vista, y hasta tiene una sombrilla, una reposera y un zumo de limón fresco.

Aún así, una voz dentro tuyo no cesa de repetirte: -Imbécil, imbécil, imbécil, eres un imbécil, a esto lo podríamos haber conseguido hace muchos años, yo te lo dije, y me has tenido dando vueltas de sufrimiento en sufrimiento, de entusiasmo en entusiasmo.

Respiras, y aún así el aire no llega hasta abajo.

Insistes en que el aire te penetre. Hasta fuerzas al aire para que no deje célula sin soplar, un aire húmedo que te refresca, que baña el alma de cada célula.

De repente comprendes. De repente, así sin saber cómo, pero qué importa el cómo. De repente descubres que para estar ahora donde estás has tenido que bajar a lo más hondo de los infiernos varias veces. Comprendes que el infierno no es malo ni bueno, que simplemente es, que ya pasó, que ya está.

Entonces, bendices cada infierno al que has caído.

Entonces, descubres también, así de repente, sin saber cómo, pero qué importa el cómo…

De repente te das cuenta que pueden venir más infiernos a tu destino. Que nuevas sombras desconocidas -o aún no reconocidas-, vendrán a sacudirte y serán más fuertes; estarán a la altura de tu nueva canción.

De repente descubres, que quizás estés en condiciones ya de agradecer al próximo infierno cuando se presente, y quizás tengas la certeza de que al próximo infierno bajarás con una cuerda y un arnés, llevarás limonada y algo relajante para leer, algo espiritual probablemente y, sobre todo, algo que te haga reír. Y bajarás sin renuencia, plácidamente, y vivirás tu próximo infierno como una escuela de aprendizaje acelerada para las élites. Y sabrás que el tránsito será más rápido, y que la subida será suave y que te espera algo mejor.

Incluso, te das cuenta de que no te quedarás con la esperanza puesta en que ese algo mejor llegue. Estarás vivenciando cada presente del modo que se presente.

Y, entonces, ahora, que estás en ese lugar alto, victorioso, de paz, dejas de pensar en los infiernos pasados y por venir, y te entregas a la satisfacción absoluta de saborear la dicha que es la que ahora te toca vivir.

Enhorabuena, disfruta a vida viva de este precioso momento.

Leandro Ojeda López
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s